2019

El aborto es mi derecho, la maternidad mi decisión.

MEDELLÍN — La semana pasada, veinticinco hombres del senado del estado de Alabama en Estados Unidos aprobaron una ley contra el aborto que solo lo permite si corre peligro la vida de la madre. El mismo día, la actriz estadounidense Busy Philipps escribió en su cuenta de Twitter: “Una de cada cuatro mujeres ha tenido un aborto. Muchas personas piensan que no conocen a alguien que lo haya hecho, pero #YouKnowMe (#TúMeConoces). Así que hagamos esto: si también eres una de cada cuatro, compartámoslo y ayudemos a terminar con la vergüenza”. Pues bien, tú me conoces. En Colombia, abortar arrastra la doble carga de ser estigma social y delito. Pero a los 20 años me embaracé y decidí que no estaba preparada para ser madre. Una amiga me puso en contacto con una ginecóloga de confianza, quien me recomendó misoprostol (que en mi país se consigue bajo el nombre de Cytotec). Y, entonces, interrumpí mi embarazo. Hace nueve años quedé embarazada por segunda vez pero, a diferencia de aquel momento, estaba preparada. Creo en la maternidad como una elección, no como condena. Es la perspectiva que urge considerar en Colombia y en América Latina. Y es la que nos haría ver con más claridad que el verdadero crimen es obligar a una niña a parir, como ocurrió en Argentina recientemente: una niña de 11 años fue forzada a parir. Uno de los mayores fracasos de salud pública en mi país y en América Latina tiene su origen en la idea de la maternidad como mandato social y no como elección. Esa manera de definir la maternidad —tan arraigada en nuestra parte del mundo— alimenta la lógica perversa de que es posible legislar sobre nuestro cuerpo. Más del 90 por ciento de las mujeres latinoamericanas vivimos en países que restringen la interrupción del embarazo. Y, como consecuencia, cerca de novecientas mujeres mueren al año debido a abortos inseguros en la región. Cuento mi historia porque creo que puede ayudar a impulsar un cambio cultural respecto a la manera en la que concebimos la maternidad: no todas las mujeres quieren ser madres ni todos los momentos o circunstancias son los más adecuados para serlo. Entender esto es fundamental; elegir es nuestro derecho. Los recuerdos de ese día son imprecisos: los de un tiempo muerto en penumbra, intentando mantener la calma en silencio y abrumada por el peso de lo que estaba transitando. A la mañana siguiente, por indicación de la ginecóloga, me fui a la sala de urgencias, donde no podía dar indicios del medicamento. Decidieron hacerme un curetaje para cerciorarse de que el “aborto espontáneo” estaba completo. Unas horas después me dieron salida. Estaba exhausta y descolocada. Mi cuerpo atravesó toda una revolución hormonal desconocida, tuve momentos de angustia, de tristeza, era el vacío taladrando mi cabeza todavía inmadura. Poco a poco los días fueron ordenándose y mi organismo se restableció en una inmensa sensación de alivio. Nunca tuve culpa. Hay seis países de América Latina, como El Salvador, en donde no solo está prohibido abortar, sino que es un delito por el que más de una decena de mujeres está cumpliendo sentencias de hasta treinta años. En Colombia, el aborto es legal en tres circunstancias desde 2006: en caso de violación; cuando se compromete la salud (física o mental) de la mujer, y cuando hay malformación fetal. Es sin duda un avance, pero no es suficiente: se calcula que cada año se realizan cerca de 400.000 abortos clandestinos, de ellos, 93.000 terminan con complicaciones que requieren de atención médica y cada año mueren alrededor de setenta mujeres a causa de procedimientos inseguros. Se trata de muertes que se podrían evitar si se legaliza el aborto en todas las circunstancias, como en Uruguay, Puerto Rico o Cuba. Cuando las consecuencias de abortos inseguros son la tercera causa de mortalidad materna, como sucede en Colombia, es imposible no ver que es un problema de salud pública. Pese a la evidencia de que prohibir el aborto no hace que haya menos abortos (pero sí más muertes de mujeres), aún algunos sectores insisten en poner en riesgo los avances conseguidos. El año pasado, se presentó una propuesta en la Corte Constitucional que buscaba limitar aún más las condiciones para abortar (se quería reducir el número de semanas permitidas para hacerlo). Pero en redes sociales hubo una reacción masiva en su contra que circuló con la etiqueta o hashtag #CorteNoLimiteElAborto y la iniciativa finalmente no prosperó. Estos días la etiqueta #TúMeConoces vuelve a ser una manera de defender el derecho sobre nuestro cuerpo, pero también una manera de iniciar ese cambio cultural que necesitamos: abortar no es un tabú, la maternidad es una elección.

Experencia Personal:

En mi caso, tuve suerte. Cuando aborté tenía un seguro de salud prepago que resultó útil para terminar con eficacia el proceso. Yo no tuve que ir a rogarle a nadie para hacerlo, no gasté una fortuna, no estuve en algún consultorio clandestino dudoso, no arriesgué mi vida y no tuve complicaciones. Aun así, la experiencia me transformó en maneras que apenas hoy puedo vislumbrar: abortar me ayudó a convertirme en una mujer más consciente, me sacó de mis tiempos de frivolidad y entendí el paquete completo de lo que significa ser mujer. Comprendí la importancia de decidir sobre mi cuerpo y me liberó del estigma cultural que cargamos acerca de la idea que impera sobre la maternidad. Es crucial deshacernos de los prejuicios sobre el significado de ser mujeres y ser madres en América Latina. Es correcto y no una razón de vergüenza que una mujer pueda abortar cuando la maternidad no es una opción adecuada para su proyecto de vida. La maternidad elegida y el aborto como derecho pleno son herramientas de equidad y de salud. Abortar en Colombia todavía está estipulado como delito en el Código Penal y las mujeres que provoquen su aborto o permitan que lo realicen por ellas podrían enfrentar una pena de hasta tres años de prisión. Las voces más autorizadas están de acuerdo con que es necesario dar el paso a la despenalización total y de la importancia de que el proceso vaya acompañado de una buena educación sexual. Está demostrado que el número de abortos ha disminuido en los países en los que se despenaliza, seguido de políticas educativas y preventivas. Es el caso de Uruguay, que es el país con la tasa más baja de mortalidad materna de América Latina. Colombia y el resto de nuestros países pueden seguir ese ejemplo si resignificamos la maternidad como un deseo y no como una imposición.

La laguna Bacalar Esta Perdiendo Sus Siete Colores Debido a La Contaminacion.

Noticia:

La laguna de Bacalar está perdiendo sus siete colores a causa de la contaminación La acumulación de basura y la contaminación por aguas residuales se han convertido en dos efectos indeseados de la explosión turística de este pueblo mexicano, uno de los pocos lugares del mundo donde hay formación de estromatolitos, la evidencia más antigua de vida. De acuerdo con la investigadora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luisa Falcón, en estos años se incrementó de manera significativa la concentración de nutrientes tales como: nitratos fosfatos y nitritos en el cuerpo lagunar.Falcón asegura que la laguna está perdiendo sus colores ante la gran generación de nutrientes que reciben productores primarios como las algas, que están produciendo florecimientos de cianobacterias en la columna de agua. Teresa Álvarez Legorreta, investigadora de El Colegio de la Frontera Sur, señaló que los últimos siete años ha disminuido considerablemente la calidad del agua de la laguna y de los sedimentos donde viven muchos micro organismos que alimentan las especies que viven ahí. Finalmente comentó: La laguna ya empieza a presentar signos de preocupación por las actividades que se desarrollan en la cuenca lagunar, no sólo de la orilla, sino también por las actividades agrícolas que son fuerte factores de contaminación”. Tomando en cuenta lo anterior, consideró urgente que se establezca un estatus de conservación y que se tomen medidas eficaces para detener el deterioro del invaluable lugar. Existen pocos lugares en el mundo donde hay formaciones de estromatolitos. Bacalar es uno de ellos. Hoy la contaminación y exceso de visitantes son su principal amenaza, lo que se ha transformado en una verdadera causa para la comunidad científica internacional. Durante una tarde de febrero en Bacalar, la investigadora Falcón miraba a su alrededor con preocupación. Un grupo de jóvenes escuchaba música en sus celulares, un señor vendía pozol —una bebida típica a base de cacao y maíz— en un carrito y decenas de personas chapoteaban en el agua. El balneario ecológico, cuya entrada cuesta solo 3 pesos mexicanos (unos 16 centavos de dólar), estaba repleto. Sin embargo, no tiene ningún baño en las proximidades. Luisa Falcón apuntó hacia la laguna y dijo: “El oxígeno que hay en el planeta se formó a lo largo de la historia de la vida en la Tierra por este tipo de comunidades de estromatolitos”, explicó. “Son muy importantes en términos ecológicos”. Para la investigadora, salvar los estromatolitos es urgente pues hay sitios que ya están muy dañados y mientras no existan las condiciones necesarias para enfrentar el aumento de turistas, la laguna sufrirá un daño irreversible. Los mismos visitantes ignoran por completo su existencia y caminan sobre ellos con total tranquilidad, como si fueran rocas comunes. “Se pueden afectar por contacto, porque los toquemos o los rompamos directamente. Son rocas, pero la única parte viva de la roca mide cerca de 1 centímetro. Entonces, si los tocamos, estamos hablando que destruimos cientos de años de trabajo de las bacterias en un instante”, dijo. La defensa de los estromatolitos ha salido del mundo científico y se ha transformado en una bandera de lucha de buena parte de los habitantes de la zona. En el Galeón Pirata, un bar y centro cultural ubicado justo enfrente del balneario ecológico, el compromiso es patente. A mediados de febrero, este espacio fue uno de los organizadores del Primer Encuentro Circense de Bacalar, Estromatocirco, un evento pensado para educar y difundir acerca de los estromatolitos y su conservación. “La idea es aprovechar para difundir entre la gran cantidad de turistas que nos visitan sobre la necesidad de preservar los estromatolitos, que son únicos en el mundo, y así salvar la laguna. Nosotros estamos muy comprometidos con la protección de este lugar maravilloso y trabajamos con las comunidades porque creemos que entre todos debemos rescatarlo”, dijo Adrián Herrera, uno de los organizadores de Estromatocirco. Tanto los científicos como los habitantes entrevistados para este reportaje coinciden en una palabra: planeación. Creen que otro turismo es posible. Insisten en que debe haber un control y una visión a largo plazo que permita conservar a México dentro de los cinco países con mayor biodiversidad en el mundo. Parte de la basura que contamina a la laguna. “Yo conozco a gente comprometida que está dispuesta a invertir lo necesario para el manejo de residuos, pero son muy pocos. Otros vecinos se niegan y quieren esperar que el municipio resuelva sus problemas”, dice Jacqui McGrath para explicar cuál es la postura de los habitantes a la hora de buscar soluciones permanentes. “La gente que viene a sitios como Bacalar viene porque es un sitio muy bello en términos de naturaleza. Eso significa que si la descuidas, se vuelve una pesadilla de olor, de fango, de una serie de enfermedades que puedes contraer, entonces tiene que haber manejo”, dice Falcón con convicción. Y agrega: “Hay más turismo y hay más visitas que planeación. Entonces lo que realmente tenemos que hacer es inyectarle a que haya las facilidades para que la gente pueda venir y visitar un sitio tan hermoso como Bacalar”.

Marcas, flagelación y castigos: el testimonio de otra ‘esclava’ de la secta de Nxivm.

La ceremonia para marcarlas sucedió en 2017 dentro de un hogar en Albany, Nueva York, donde las integrantes del grupo Nxivm tuvieron su rito de iniciación para una nueva participante de la secta ultrasecreta dentro de la organización. Esa nueva integrante, Lauren Salzman, testificó que la hicieron arrodillarse y decir: “Amo, por favor, márcame, sería un honor, un honor que quiero portar por el resto de mi vida”. Luego la sostuvieron en una mesa para dar masajes mientras alguien usaba una herramienta de cauterización para quemarla con las iniciales de Keith Raniere, el líder de Nxivm, en una zona cercana a la cadera. “Fue lo más doloroso por lo que he pasado”, dijo Salzman durante el segundo día de su testimonio en el juicio contra Raniere, quien está acusado de tráfico sexual y asociación delictuosa. Salzman también declaró que un grupo de mujeres perteneciente a la secta sexual dentro del grupo llamada Nxivm fueron sujetas a castigos sádicos que incluían azotes con una correa de cuero. La testigo señaló que las mujeres hacían compromisos secretos para convertirse en “esclavas” vitalicias de Raniere y lo llamaban “amo” o “amo supremo”. Se comunicaban mediante aplicaciones encriptadas de teléfono, llevaban a cabo tareas y ejercicios diseñados por él y aceptaban los severos castigos si se pensaba que habían fallado en sus obligaciones. Dichos castigos podían incluir mantener posiciones forzadas o dolorosas, quedarse de pie descalzas sobre la nieve, tomar duchas de agua fría y azotarse mutuamente el “trasero desnudo” con la correa, afirmó Salzman. Recuerda que una vez Raniere llegó mientras se estaban azotando para decirles que se aseguraran de mover las muñecas de determinada forma para infligir el máximo dolor. “Estas cosas comenzaron a volverse escalofriantes”, comentó. “Me preocupaba fallar”. Salzman, cuya madre fue cofundadora de Nxivm, dio una descripción detallada de los mecanismos que Raniere y sus seguidoras más fieles utilizaban para humillar y subyugar a mujeres, muchas de las cuales, según los fiscales, eran forzadas a tener relaciones sexuales con él. Raniere, de 58 años, cofundó Nxivm [néxium] con Nancy Salzman como una organización de autoayuda en la década de 1990. Cerca de 16.000 personas tomaron cursos de Nxivm y algunas pagaron decenas de miles de dólares. Raniere ahora está imputado por cargos que incluyen asociación delictuosa, extorsión, trabajos forzados y tráfico sexual. Durante las últimas semanas, cinco mujeres que también fueron acusadas, incluyendo a Nancy y Lauren Salzman, se han declarado culpables. En su testimonio, Lauren Salzman, de 42 años, describió las operaciones internas de una secta clandestina dentro de Nxivm llamada The Vow (el voto) o DOS, en la que las participantes eran o “amas” o “esclavas”, y eran marcadas con las iniciales de Raniere. Salzman era una “ama de primera línea”, es decir, una integrante de alto rango de DOS. El nombre del grupo, según se dice, eran las siglas de una frase en latín que puede traducirse como “Dominio de las Acompañantes Femeninas Obedientes”. Debido a su papel dentro de la secta, Salzman pudo dar un panorama amplio y detallado de la forma en que estaba estructurada la comunidad para crear un grupo de mujeres que obedecieran ciegamente las órdenes de Raniere y se sometieran a su control. Según ella, el principal interés del grupo era venerar a Raniere y fomentar un ambiente de “obediencia y confidencialidad totales”. Salzman testificó que Raniere reclutó a las primeras ocho amas de primera línea del grupo y que las consideraba sus esclavas. Cada una de las ocho reclutó a sus propias esclavas, en grupos separados llamados estirpes, y esas esclavas, a su vez, reclutaron a otras. De acuerdo con ella, en total había cuatro niveles de esclavas en la pirámide, cada una de las cuales rendía cuentas a su ama del nivel superior. Todas le rendían cuentas en última instancia a Raniere, el “amo supremo”. Las reclutas pasaban por cinco etapas, empezando como “aspirantes” que entregaban material personal comprometedor o propiedades como garantía o colateral para demostrar su compromiso. Después de unirse al grupo, proporcionaban todavía más información o material para quedar “totalmente garantizadas”, lo que significaba que podían ser objeto de chantaje. Una integrante del grupo, Rosa Laura Junco, compró una “casa de sororidad” para las integrantes de primera línea en el pueblo de Waterford, cerca de Albany. Ahí celebraban reuniones frecuentes, y se quitaban la ropa para tomarse fotografías desnudas y enviarlas a Raniere, señaló Salzman. Mencionó que había planes de construir un “calabozo” en el sótano de la casa que iba a incluir una jaula en la cual alguien dispuesta a “entregarse”, en presunto favor de su crecimiento personal, podría ser encerrada durante horas o días, o incluso más tiempo. De acuerdo con Salzman, las integrantes de DOS se comunicaban a través de programas encriptados como Telegram y Signal. La agrupación era tan secreta que sus integrantes no siempre conocían las identidades de las demás. También declaró que Raniere sometía a las integrantes a “ejercicios de disposición” en los que enviaba, en momentos inesperados, mensajes de texto que todas las integrantes del grupo debían responder en un lapso corto. El objetivo de estos ejercicios, según la testigo, era reafirmar la idea de que responder al amo era la parte más importante de la vida de una esclava. Una de las tareas específicas de Salzman era editar las enseñanzas y las ideas de Raniere acerca de DOS para crear un libro que iba a servir como una especie de texto de referencia y manifiesto. Salzman declaró que iban a poner el libro en un lugar seguro, tal vez atornillado a una pared, pero iba a estar disponible para referencia en ciertas circunstancias. Los fiscales del juicio proyectaron en una pantalla algunos extractos del manuscrito, el cual exhortaba a las lectoras a pensar: “Por qué tu amo es mejor que el resto de la gente”. Incluía la orden “Siempre haz que tu amo se vea bien” y decía que todas las esclavas debían enlistar a todas las personas que conocían —“incluyendo a sus madres”— y considerar quién debía unirse a la comunidad. “El placer más grande para la mejor esclava es ser la herramienta primordial de su amo”, decía uno de los pasajes. “Entregas tu vida, mente y cuerpo para un uso incondicional”. Salzman mencionó que entre las principales prioridades de Raniere estaba el reclutamiento de más integrantes para DOS, en especial personas que pudieran ser poderosas o influyentes. Tan solo ella, declaró, tenía veintidós esclavas en su estirpe. También dijo que Raniere esperaba tener sedes en todo Estados Unidos. “Creo que se imaginó que habría miles o millones de personas en la comunidad”, dijo Salzman. “Que tal vez podríamos tener un candidato de DOS para un cargo político”.

Un documental impulsa el debate sobre el abuso clerical en Polonia.

VARSOVIA, Polonia — Anna Misiewicz tenía 7 años cuando la invitaron a los aposentos privados de su párroco local, en el pequeño pueblo de Topola, ubicado al suroeste de Polonia. Misiewicz pensaba que el cura la iba a hacer contar las limosnas. En cambio, se quedó a solas con un depredador, que ha sido identificado tan solo como el padre Jan A. Él le tocó el pecho, le acarició el cuerpo y la obligó a usar las manos para masturbarlo. Décadas más tarde, Misiewicz cuenta que el olor a leche aún le da asco. “Porque el cura tomaba leche, le quedó el sabor en la boca y permaneció en la mía”, dijo. En un poderoso documental recién estrenado que está sacudiendo a la nación europea, —que tiene una arraigada tradición de la iglesia católica romana— Misiewicz recuerda esas pesadillas de la infancia. Después va más allá: reúne el valor para tocar a la puerta de su abusador —un anciano que seguía siendo cura— y le hace una simple pregunta: ¿por qué? “Nunca debí hacerlo”, responde el cura en voz baja, un momento que se captó en un video grabado en secreto. Fue “una estúpida pasión”, dijo el clérigo. Después ofrece una disculpa y le pide a Misiewicz si puede besarla en la mano. Misiewicz apenas puede contener la repulsión. El escándalo de abusos eclesiásticos no es nuevo en Polonia, pues lo han documentado periodistas y la misma iglesia, con un patrón de crímenes y encubrimientos parecido a lo visto en Boston o Dublín. Sin embargo, en un país donde la iglesia mantiene un papel central en la vida personal y política, el asunto había permanecido entre las sombras. Ya no. El documental de dos horas, Tell No One (No le cuentes a nadie), ha paralizado a la nación: ha sido visto en línea más de veinte millones de veces desde que se estrenó el 11 de mayo. “Por fin somos testigos de un ajuste de cuentas a nivel nacional que es similar al que llevó a la iglesia a la justicia en otros países”, dijo Joanna Scheuring-Wielgus, activista y legisladora de la oposición polaca. “Esta cinta muestra en blanco y negro la putrefacción sistémica en el clero”.

Una gran parte del abuso, descrito a doloroso detalle, sucedió en la década de 1980, cuando la iglesia —encabezada por el hijo favorito de Polonia, el papa Juan Pablo II— estaba a la vanguardia de la lucha contra el comunismo y el control soviético. Las revelaciones han forzado una discusión dolorosa sobre si Juan Pablo, ahora venerado como santo, no tomó medidas para proteger a los niños. Además, se está cuestionando el legado de algunos curas que eran considerados héroes de esa época. Uno de ellos, el reverendo Henryk Jankowski, era conocido como el Capellán de Solidaridad y cercano a Lech Walesa, el líder de ese movimiento que se convirtió en el presidente de Polonia. Jankowski, quien murió en 2010, fue acusado de abuso de menores en 2018. Este año, algunos activistas derribaron una estatua de él en Gdansk; los funcionarios la volvieron a colocar en su sitio pero, a medida que salieron más acusaciones a la luz, la ciudad la quitó. Los efectos colaterales del documental se han hecho sentir en una sociedad muy dividida, que de por sí lucha con cuestionamientos sobre su propia identidad. El partido en el poder, Ley y Justicia, se retrata como un defensor de la cristiandad y sus valores. Los principales líderes del partido han satanizado a personas homosexuales y lesbianas al calificarlas de una amenaza para el alma de la nación y han acusado a la Unión Europea de promover una visión secular que califican de peligrosa y que no corresponde con la identidad polaca. Continue reading the main storyFoto El arzobipo de Gniezno, Wojciech Polak, se rehusó a cooperar con los documentalistas de "Tell No One". Después del estreno, dijo que el filme lo conmovió. Credit Czarek Sokolowski/Associated Press Jaroslaw Kaczyński, el poderoso líder de Ley y Justicia, ha acusado a quienes plantean la problemática del abuso de los curas de querer socavar a la misma iglesia. El apoyo al partido es especialmente fuerte en los rincones del país donde la iglesia sigue en el centro de la vida diaria. Sin embargo, a medida que ha aumentado la indignación de la gente, el gobierno se ha visto obligado a responder, aunque no ha mencionado a la iglesia por su nombre. A mediados de mayo el parlamento dio un paso hacia la imposición de castigos más severos para las personas que abusen de niños y hacia la eliminación del estatuto relacionado con la prescripción de este tipo de crímenes. “No se suspenderá ninguna sentencia. Habrá castigos severos, tal vez hasta treinta años de prisión”, dijo Kaczyński el pasado 12 de mayo. “Eso aplica para todos, sin importar cuáles sean las funciones sociales que realicen”. No obstante, otros miembros de su partido han atacado el documental y lo señalan de tener motivos políticos. Ryszard Terlecki, un vicepresidente del parlamento, vinculó el estreno del filme con las elecciones para el Parlamento Europeo que se celebrarán del 23 al 26 de mayo. “No creo que sea una coincidencia”, afirmó Terlecki. “Corresponde a un tipo de campaña en contra de la iglesia y de nosotros, los católicos”. Al mismo tiempo, los partidos de oposición han sacado partido de la cinta. El partido de izquierda, Primavera, quiso proyectarla en un edificio al lado de unas oficinas generales de la iglesia en Varsovia, pero intervino la policía.

En la vitrina, la vestimenta ensangrentada de Juan Pablo II después de un intento de asesinato en 1981. El legado de ese papa, ahora santo, ha sido cuestionado por las revelaciones del documental.

El documental no solo detalla un patrón de abuso que incluye acusaciones de violación, sino también la manera en que la iglesia de Polonia ha protegido de una forma eficaz a los curas durante décadas. En varias escenas muy conmovedoras, las víctimas de abuso confrontan a sus abusadores. La dirección del documental, el cual comenzó a filmarse en 2017, corrió a cargo de un famoso periodista Tomasz Sekielski, y su hermano, Marek Sekielski. Fue financiado por medio de una campaña de recaudación de fondos colectiva, en la que unas 2500 personas donaron una cifra cercana a los 120.000 dólares. Los arzobispos de Gniezno, Wojciech Polak, y de Poznan, Stanislaw Gadecki (también presidente de la conferencia de obispos de Polonia), se rehusaron a cooperar con los directores. Sin embargo, después de la indignación pública, emitieron comunicados en los que dijeron que estaban “conmovidos”. “El enorme sufrimiento de las víctimas genera dolor y vergüenza”, comentó Polak el mismo día del estreno del documental. “Me disculpo por cada una de las heridas que ha causado la gente de la iglesia”. Marek Sekielski, el productor, aseguró que el documental ha sido visto más allá de las fronteras de Polonia: en Islandia, Irlanda, Noruega y muchos otros países. Se han hecho promesas importantes en el pasado, pero “las palabras hermosas de los altos funcionarios de la iglesia a menudo son contradictorias con las acciones de los curas”, señaló. No obstante, aún hay esperanza. “La recepción de nuestra película ha superado nuestras más altas expectativas”, afirmó. “Hemos visto que la cinta ha provocado una búsqueda espiritual verdadera entre el clero. Hemos escuchado voces en el interior de la iglesia que hablan de que ha llegado el momento de hacer un cambio real”.

Abusos de la iglesia en polonia

Tipos Cantidad de personas
Menores de 15 años 345
Mayores de 15 años 280
Hombres 58, 4%
Mujeres 41,6 %
Abusos reconocidos por la iglesia en polonia 625

Theresa May renuncia: ‘Hice todo lo que pude’

Theresa May llegaba al parlamento en abril. Como primera ministra británica, May hizo que la dureza fuera parte de su marca personal con la que avanzó incluso cuando sus esperanzas de cumplir con el brexit se desvanecían

Una imagen icónica de Theresa May apareció esta semana, mientras el Reino Unido se preparaba para la noticia de que ella renunciaría. La mostraba en la parte trasera de un auto, con el rostro pálido y brillante por el sudor, con los ojos rojos y llorosos. La imagen destacó porque era casi idéntica a la fotografía tomada a Margaret Thatcher en noviembre de 1990, cuando un auto la trasladaba después de su propia dimisión. “Lágrimas en el asiento trasero” fue el titular del Daily Mirror, en ambas ocasiones. Las lágrimas eran evidentes porque eran algo extraordinario. En dos años y diez meses como primera ministra, May ha convertido la dureza en una marca personal, al liderar la carga incluso cuando sus esperanzas de concretar un acuerdo para el brexit se esfumaban. Uno de los misterios centrales de la política británica era: qué se necesitaría exactamente para que May se rindiera? El 24 de mayo, lo descubrimos. Dijo que abandonaría el cargo de lideresa del Partido Conservador el 7 de junio, pero que permanecería como primera ministra hasta que se eligiera a alguien que la sucediera. Ante la posibilidad de una cuarta derrota humillante en el parlamento, abandonada por sus últimos aliados, May finalmente llegó a la conclusión de que había agotado cada camino posible. Su estrategia para la salida del Reino Unido de la Unión Europea ha dejado a su país en graves aprietos: su población está venenosamente dividida, sus dos venerables partidos están gravemente dañados y sus probables sucesores impulsan la fantasía de línea dura de un brexit sin acuerdo.

Manifestantes a favor del brexit, en Londres, en diciembre. La estrategia de May para que el Reino Unido saliera de la Unión Europea ha dejado al país dividido.

Hasta hoy ha estado 1044 días en el cargo: una de las gestiones más breves de cualquier primer ministro de la posguerra. Su gobierno ha aprobado menos legislaciones que cualquier otro en las últimas tres décadas. May renuncia en medio de una derrota total en gran parte porque se ajustó con lentitud a las realidades políticas del brexit. Aunque al último dejó claro que no estaba dispuesta a liderar al país hacia una salida sin acuerdo, apenas lo hizo a principios de este año, ya en la parte final del proceso. Aunque al final buscó apoyo más allá de su propio partido, con la esperanza de improvisar una coalición con los centristas del Partido Laborista, lo hizo tentativamente, y demasiado tarde. “Dejó ir su momento”, dijo Rosa Prince, la autora de una biografía de May. “Ella simplemente no tuvo la flexibilidad o la perspicacia de cambiar de rumbo. Es como un buque al que le toma mucho tiempo cambiar de dirección y entonces no puede recalibrar cuando está claro que la nueva ruta será fatal”. Esta no es la forma en la que se suponía que la historia de May terminaría.

May, a su salida del parlamento el miércoles

Después del referendo de 2016, ella tenía el atractivo —para muchos— de ser un par de manos seguro, una servidora pública responsable que podría ser capaz de dirigir al país hacia un compromiso. May, hija del vicario de un pueblo pequeño, parecía emanar de una Inglaterra más simple, más chapada a la antigua. Al ser políticamente solitaria, no pertenecía a ninguno de los grupos políticos del parlamento, así que era poco probable que fuera atraída hacia disputas ocultas o conspiraciones. No obstante, en los siguientes años, esas virtudes se convirtieron en su perdición. Al principio de la negociación, aceptó las garantías de las personas a favor del brexit de que las negociaciones serían sencillas y, como una estrategia de negociación, declaró que estaba preparada para abandonar la Unión Europea sin un acuerdo, dijo Chris Wilkins, que trabajó como su redactor de discursos y estratega jefe durante su primer año en el cargo. “Toda la retórica de los que estaban a favor del brexit y de la campaña para salir de la Unión Europea, si recuerdas, fue sobre lo sencillo que sería”, dijo Wilkins. “A ella le decían que esto no sería tan complicado”. Fue durante aquella época que May estableció una serie de límites para garantizar a los conservadores a favor del brexit que ella estaba de su lado, pero fueron estos los que restringieron fatalmente su capacidad de maniobra. En un importante discurso sobre una política en enero de 2017, prometió la liberación de las estructuras económicas de la Unión Europea y salir del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y prometió que, si era necesario, estaba lista para abandonar la Unión Europea el 29 de marzo de 2019 sin un acuerdo. Esa promesa —”Sin un acuerdo para el Reino Unido es mejor que un mal acuerdo para el Reino Unido”— fue una victoria para las personas de línea dura a favor del brexit, al llevar su manera de pensar hacia la corriente dominante conservadora. “Fue muy importante, y no fue solo un discurso; lo dijo constantemente”, dijo John Redwood, una voz antieuropeísta en el parlamento desde hace décadas. El discurso duro de May en las primeras etapas de negociación, la condujeron a un amargo desencuentro con personas a favor del brexit en su propio partido. En medio de la retórica del referendo, pasaron por alto un grave problema: abandonar el sindicato de aduanas europeo, que eliminaba los aranceles en bienes, significaba que se crearía una frontera física entre Irlanda del Norte e Irlanda, uno de los Estados miembro de la Unión Europea. Pasarían casi dos años antes de que May hiciera pública su solución al problema de la frontera. La llamada salvaguarda (backstop) irlandesa mantendría al país dentro de un sindicato aduanal —lo que dejaría sujeta a Irlanda del Norte a regulación adicional por parte de la Unión Europea— hasta que encontraran una mejor solución, lo más probable mediante nueva tecnología u otra forma de acuerdo de comercio. Este compromiso fue vilipendiado tanto por personas a favor del brexit como por aquellas en contra, como lo peor de las dos opciones, un Reino Unido que no estaba dentro ni completamente fuera de la Unión Europa. Las personas a favor del brexit, en particular, sintieron que May había abandonado sus compromisos originales y temían que el Reino Unido pudiera quedar atorado en la salvaguarda durante años, obligada a cumplir con las reglas europeas pero incapaz de negociar sus propios acuerdos comerciales. May convocó a las facciones en conflicto a olvidarse de sus creencias apasionadas y polarizantes; el año pasado le dijo al parlamento a finales del año pasado que “este debate se ha prolongado demasiado”. “Es corrosivo para nuestra política”, dijo. “Y la vida depende del compromiso”. No obstante, sus reservas de confianza en el parlamento estaban agotadas, y su estrategia de presionar a los legisladores al dejar correr el reloj resultó contraproducente de manera espectacular. El acuerdo propuesto por May fue derrotado por márgenes históricos, primero por 230 votos en enero, después por 149 votos a mediados de marzo y por 58 votos dos semanas después. “Era demasiado tarde para el momento en el que lo hizo”, dijo Ayesha Hazarika, que fue asesora del exlíder laborista Ed Milliband. “Si vas a comprometerte, lo mejor es hacerlo desde el principio, cuando tienes buena voluntad. Hacia el final, era más como que ella trataba de salvarse a sí misma. Todos podían ver que su poder estaba menguando”. Ella también había decidido que no podía liderar al país hacia una salida sin acuerdo con tranquilidad de conciencia. Esta decisión fue el resultado de un conjunto de informes presentados a ella por Mark Sedwill, secretario de gabinete, en el que él explicó las consecuencias políticas y económicas —también para el Partido Conservador— de una salida abrupta. “Desde ese entonces, todo se ha tratado sobre evitar salir sin acuerdo”, dijo Wilkins. “May está desesperada para evitarlo ahora. Por el bien del país, ella ahora piensa que es la opción errónea”. No obstante, a medida que May luchó para lograr la aprobación de su acuerdo, la opinión entre activistas conservadores había cambiado silenciosamente, desde considerar una salida sin acuerdo como táctica de negociación hasta verla como un resultado deseable, la expresión más pura del mandato de 2016. Boris Johnson, exalcalde de Londres y exministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido —y quien es el favorito como sucesor de May—, declaró en enero que una salida sin acuerdo es “lo más cercano a lo que la gente realmente decidió con su voto”. Nigel Farage, al mando del Partido del Brexit, dio a conocer el eslogan “No hay acuerdo, no hay problema”. Este podría ser el legado de May. “Ella será juzgada como una primera ministra a la que le faltó valentía”, dijo Hazarika, la exasesora laborista. “Si hubiera atacado a los Boris Johnsons, las personas a favor del brexit de línea dura dentro de su propio partido, y hubiera dicho: ‘Pondré a mi país por encima de mi partido’, pienso que ella hubiera sido una heroína. Ella pudo haber sido primera ministra durante un largo tiempo”.

La reaparición del calamar gigante desde las profundidades del mar

La oceanógrafa Edie Widder estaba almorzando en el comedor de la embarcación de investigación Point Sur cuando su colega Nathan J. Robinson entró corriendo. No era necesario que dijera nada; de hecho, no parecía poder hablar. Widder corrió desde la mesa, el pasado 19 de junio, porque de inmediato supo que la expedición había encontrado algo. Widder, fundadora de la Ocean Research and Conservation Association (asociación de investigación y conservación oceánicas), fue parte de un equipo de científicos que grabó en 2012 el primer video de un calamar gigante en su hábitat natural; fue captado cerca del archipiélago japonés de Ogasawara. Para esa expedición, Widder desarrolló un sistema especial de cámara llamado Medusa, que utiliza la luz roja para iluminar la toma (la mayoría de las criaturas marinas no pueden ver esa luz) y está atada a un tubo plástico óptico que funge como anzuelo: tiene un halo de ledes que se parece al de una medusa luminiscente. En ese entonces, la teoría de Widder al desarrollar Medusa había sido que los sonidos y luces de los vehículos de operación remota o de sumergibles no permitían a los investigadores realmente ver la vida en el fondo del océano como es naturalmente, porque asustaban a las criaturas más grandes. Después del avistamiento en Japón, Widder quiso poner a Medusa a prueba en otra parte del mundo. Y así, en la expedición llamada Journey Into Midnight: Light and Life Below the Twilight Zone (Viaje hacia la medianoche: luz y vida debajo de la zona del claroscuro), el sistema de cámaras estuvo quince días por el golfo de México, con financiamiento de la Oficina de Investigación y Exploración Oceánica, parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense (NOAA). Antes de irrumpir en el comedor, Robinson —quien dirige el Instituto Cabo Eleuthera, en las Bahamas— había estado revisando los videos que obtuvo Medusa en esa expedición. Hasta ese momento, la cámara había mostrado diversas maravillas del mar profundo: tiburones linterna, medusas y lo que los investigadores creen que es la primera grabación de camarones bioluminiscentes en su hábitat silvestre. Luego, al revisar alrededor de la hora veinte de la grabación del quinto despliegue de Medusa, Robinson vio que se acercaban tentáculos a la toma. “Sentí que me iba a explotar el corazón”, dijo vía telefónica desde el Point Sur el 21 de junio. Al principio, el animal se quedó en los márgenes de la pantalla; parecía que el calamar estaba al acecho de su presa: el anzuelo de ledes. Y luego, por en medio de la nieve marina (materiales orgánicos que se acumulan en el fondo del océano), surgió la criatura completa: un animal ondulante y largo cuyos tentáculos se extendieron hacia el anzuelo. Por un momento, el calamar se quedó aparentemente confundido por lo que había parecido ser una medusa pero no lo era. Y un segundo después, desapareció de nuevo en la oscuridad. El video entusiasmó a los científicos. “La gente empezó a asomarse, gritando y muy emocionados, pero sin quererse ilusionar de más”, dijo Widder. “Porque teníamos que estar seguros de que sí era lo que pensábamos”

De izquierda a derecha: Nathan Robinson, Sönke Johnsen, Tracey Sutton, Nick Allen, Edie Widder y Megan McCall reunidos para ver el video del calamar

El equipo de la expedición revisó la grabación del ataque al anzuelo, de veinticinco segundos, una y otra vez con detenimiento para estudiar los detalles de cómo eran las ventosas en los tentáculos y dónde estaban posicionadas en comparación a los libros de identificación especializada. (Los calamares gigantes no son los únicos calamares que habitan en las profundidades del océano y este apenas —apenas— medía unos 3 metros, lo cual lo vuelve un joven porque la especie puede crecer hasta a 12 metros). El equipo después se puso en contacto con Michael Vecchione, experto en cefalópodos vinculado a NOAA y parte del Museo de Historia Natural del Smithsonian, para confirmar el avistamiento. Vecchione estuvo de acuerdo: este era un calamar gigante, un Architeuthis, como el monstruo literario de Julio Verne. Esta ha sido apenas la segunda expedición en lograr grabar a tal espécimen en su hábitat natural de aguas profundas y el primero en ser grabado en las aguas estadounidenses. Otro video fue tomado en 2015 cerca de la bahía Toyama de Japón. El actual fue captado unos 160 kilómetros al suroeste de Nueva Orleans, cerca de la plataforma petrolera flotante más grande de Shell en el golfo de México. Sönke Johnson, profesor de Biología de la Universidad de Duke y líder de la expedición, comentó que la experiencia les subrayó lo cerca que pueden estar las maravillas de la naturaleza, que parecerían distantes, a infraestructura humana y el impacto de la humanidad, como un posible derrame petrolero. “A menos de 100 kilómetros de la costa se pueden ver estas cosas que solían aparecer en las esquinas de los mapas antiguos, con advertencias tipo ‘Aquí hay dragones'”, dijo Johnson. “Puedes estar acá y debajo de ti hay un calamar gigante, ¡cosas que no puedes ni imaginarte! Son parte de nuestra tierra”. Quienes investigan los mares profundos han recalcado desde hace tiempo que la ciencia todavía sabe menos sobre las aguas profundas poco exploradas que lo que sabe sobre la superficie de Marte. El calamar gigante fue por mucho tiempo un ejemplo de esa realidad: la colosal criatura era conocida por los humanos solamente porque especímenes muertos aparecían en las orillas de océanos o los picos enormes habían sido encontrados en los estómagos de cachalotes, el principal depredador del cefalópodo. El agotamiento de recursos pesqueros también ha forzado a los barcos de pesca a buscar en aguas más profundas, por lo cual algunos especímenes de calamar gigante han terminado en redes, pero eso no da muchas indicaciones sobre el mundo del animal. El cuerpo por sí solo, dijo Vecchione, “no nos dice nada sobre cómo viven en su ambiente natural”. El nuevo video, que fue grabado a 759 metros de profundidad en un área oceánica cuyo fondo está a 2200 metros, ofrece algunas pistas sobre el hábitat del animal y los métodos de caza que usa. Widder diseño el anzuelo óptico para que se parezca a las luces que emiten las medusas cuando están siendo atacadas. De acuerdo con la teoría sobre bioluminiscencia apodada “atraer al ladrón con la alarma del auto”, esas luces pretenden atraer a un depredador más grande que ataque a lo que sea que quiere atacar a la medusa. Que el aparato de Widder haya logrado atraer a un segundo calamar gigante parece respaldar la teoría. Sin embargo, los científicos no tienen muchas pistas respecto a cómo es la situación actual de la especie de calamar ahora que se están calentando tanto y acidificando los océanos. “Puede que dejen de existir sin que siquiera lo sepamos”, remarcó Robinson.

Un mensaje del club de los multimillonarios: ‘Que nos cobren más impuestos’

>

El entusiasmo por un impuesto a la riqueza del segmento más reducido de multimillonarios del país podría no ser ninguna sorpresa: después de todo, la mayoría de los estadounidenses no tendría que pagarlo. Sin embargo, la idea está ganando apoyo de un puñado de esas personas que sí tendrían que tributar. [Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times] Una carta publicada en línea el 24 de junio solicita “un impuesto moderado a la riqueza, aplicable a las fortunas de los pertenecientes a la décima parte más adinerada del uno por ciento de las personas más ricas de Estados Unidos: nosotros”. Este “nosotros” incluye a multimillonarios artífices de su éxito como el financiero George Soros y Chris Hughes, uno de los fundadores de Facebook, así como a herederos de riquezas dinásticas como la cineasta Abigail Disney y Liesel Pritzker Simmons e Ian Simmons, cofundadores de Blue Haven Initiative, una organización de inversiones de impacto. “Creíamos que sería una buena idea”, explicó Ian Simmons en una llamada telefónica mientras se encontraba en medio de un embotellamiento en el área de Boston. “Liesel y yo decidimos ponernos en contacto con algunos otros para ver si también pensaban que era una buena idea”. La carta se redactó en las últimas dos semanas. Dieciocho individuos, repartidos en once familias, pusieron sus nombres. Todos están activos en investigaciones progresistas y organizaciones políticas, algunas de las cuales se enfocan específicamente en la creciente brecha entre los estadounidenses más ricos y el resto de la población. Un análisis reciente de un informe de la Reserva Federal encontró que, a lo largo de las últimas tres décadas, el uno por ciento más rico de los estadounidenses vio un aumento en su patrimonio neto de 21 billones de dólares, mientras que la riqueza de las personas del 50 por ciento menos favorecido perdió 900.000 millones de dólares. La carta está dirigida a todos los contendientes a la presidencia, y se refiere en específico a un plan que propuso la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren. Su propuesta crearía un impuesto a la riqueza para las familias con activos valorados en 50 millones de dólares o más, incluidos bonos, acciones, yates, autos y obras de arte. Warren calcula que ese impuesto afectaría a 75.000 familias y generaría 2,75 billones de dólares en diez años. Desde hace tiempo, el deseo de poner un alto al aumento de la concentración de la riqueza ha sido parte del mensaje central de los demócratas, pero la reforma fiscal republicana de 2017, que entregó mayores beneficios a los estadounidenses con los ingresos más altos, revitalizó el debate. En meses recientes, los demócratas, entre ellos la representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, y el senador de Vermont, Bernie Sanders, han ofrecido propuestas fiscales ambiciosas que tienen como blanco a los contribuyentes adinerados. Al mismo tiempo, han cuestionado si las vastas fortunas familiares que otorgan un enorme poder económico y político son perjudiciales para los valores democráticos. Encuestas realizadas tras estas propuestas revelaron que casi siete de cada diez estadounidenses apoyaban impuestos más altos para los estadounidenses más ricos. La espiral de atención brindó una oportunidad para avanzar en la conversación en torno a la desigualdad, la responsabilidad social y los impuestos, afirmó Hughes. “Algo que todos queremos ver es una mayor investigación y más activismo para diseñar políticas”, agregó. Su marido, Sean Eldridge, uno de los fundadores del grupo de presión progresista Stand Up America y excandidato al congreso, también firmó la carta. El documento declara de forma inequívoca que un impuesto a la riqueza “fortalece la libertad y la democracia estadounidenses” y “es patriota”. Además, señala que los investigadores económicos estiman que este año el 0,1 por ciento más rico de los estadounidenses pagará un 3,2 por ciento de su riqueza en impuestos, en comparación con el 7,2 por ciento que pagará el 99 por ciento de abajo. “El siguiente dólar de la nueva recaudación tributaria debería venir de las personas con las finanzas más afortunadas, no de los estadounidenses de ingresos medios y bajos”, declara la carta.

La carta está dirigida a todos los contendientes a la presidencia, y se refiere en específico a un plan que propuso la senadora demócrata de Massachusetts Elizabeth Warren

Liesel Pritzker Simmons afirmó que un impuesto a la riqueza podría ayudar a la solución de problemas como la “falta de cuidado infantil, la deuda educativa, la crisis de los opioides y la crisis climática”. Simmons forma parte de la familia Pritzker, que fundó una de las empresas privadas más grandes del país, la cual incluye la cadena hotelera Hyatt. También firmó otra de sus familiares, Regan Pritzker, presidenta de Libra Foundation, una organización con sede en San Francisco. Algunos miembros del club de los multimillonarios ya habían señalado que deberían pagar más impuestos. En 2011, Warren Buffett, el fundador de Berkshire Hathaway, publicó un ensayo en el que hizo notar que su tasa impositiva vigente era “en realidad de un porcentaje menor al que pagaba cualquiera de las otras veinte personas” en su oficina. Sus comentarios provocaron que el presidente Barack Obama y otras personas presionaran para que hubiera una “regla Buffett” que obligara a los millonarios a pagar al menos un 30 por ciento de sus ingresos en impuestos. En 2014, Nick Hanauer, un empresario radicado en Seattle, publicó un memorando a “Mis compañeros recontramillonarios”, en el que dijo: “La gente como tú y como yo estamos prosperando más allá de los sueños de cualquier plutócrata en la historia, el resto del país (el 99,99 por ciento) está muy rezagado”. Hanauer agregó: “Si no hacemos algo para reparar las desigualdades flagrantes de esta economía, las turbas vendrán por nosotros”. Hanauer firmó la carta publicada el 24 de junio, al igual que Molly Munger, una abogada cuyo padre es Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway. Ella y su marido, Stephen English, fueron cofundadores de Advancement Project, una organización a favor de los derechos civiles. English también firmó la carta. Entre otros nombres en la carta se encuentran los de Stephen M. Silberstein, cofundador de la empresa de software Innovative Interfaces; la filántropa y mecenas de las artes Agnes Gund y su hija Catherine Gund, fundadora y directora de Aubin Pictures; Arnold S. Hiatt, presidente de Stride Rite Charitable Foundation; Justin Rosenstein, uno de los cofundadores de Asana, una aplicación que ofrece herramientas para la administración del trabajo; Robert S. Bowditch Jr., fundador de MB Associates, una firma de desarrollo inmobiliario, y su esposa, Louise, así como uno de los hijos de Soros, Alexander, vicepresidente de Open Society Foundations. La última firma decía “Anónimo”.